Publicado el 19/02/2018

Desde el pasado 3 de febrero, Vilafamés ha sumado un recurso turístico y cultural, el 442. Campo de Aviación de Vilafamés. Un museo al aire libre que permite conocer la historia de la localidad y su papel en la llamada “Guerra Aérea” en los frentes de Aragón y Levante de la Guerra Civil Española.
442, una nueva vida para el Campo de Aviación de Vilafamés

Vilafamés, situada en la comarca de La Plana Alta de Castellón, es uno de los pueblos más bonitos de España y todo un referente en belleza, arte y patrimonio. Ahora suma un nuevo recurso turístico: el 442. Campo de Aviación de Vilafamés. El gobierno de la II República construyó, en la primavera de 1937, un campo de aviación de grandes dimensiones, con dos pistas de aterrizaje y despegue en una superficie de casi 1,5 km².

El 442. Campo de Aviación de Vilafamés fue usado por ambos bandos a lo largo de la contienda: el republicano, desde su puesta en marcha en junio-julio de 1937 hasta el 11 de junio de 1938, operando con los cazas Nieuport-52, Polikarpov I-15 “Chatos”, Polikarpov I-16 “Moscas” y los bombarderos Tupolev SB-2 “Katiuskas”. Por la parte franquista, que entró con sus tropas en Vilafamés el día 12 de junio de 1938, con los cazas Messerschmitt BF-10 de la Legión Cóndor Alemana, desde el 14 de junio hasta el 28 de julio de 1938, después de la Batalla del Ebro. Siendo desmantelado en 1940 acabada ya la guerra.

442. Campo de Aviación de Vilafamés fue uno de los aeródromos más importantes de la 4ª Región Gubernamental, encuadrandose en el Sector Aéreo de Teruel, Castellón, Valencia, Alicante y el norte de Cuenca. La zona anexa a las pistas contaba con las construcciones de servicio propias en la época de una infraestructura de estas características: torre de transformación eléctrica y de telecomunicaciones, barracones, trincheras, refugios, polvorín, depósitos…

Visita: Puntos de Interés Recuperados

A día de hoy parte de las instalaciones del 442. Campo de Aviación de Vilafamés se han recuperado para uso turístico cultural, poniendo en valor un espacio histórico y patrimonial de la localidad. Un museo al aire libre de más de 11.000 m² en el que por medio de paneles interpretativos se acompaña al visitante por el espacio museístico, proporcionando información de las zonas recuperadas en tres idiomas, con fotografías, además de contar con servicio de audioguía de código QR.

La visita consta de trece puntos de interés recuperados y acondicionados, comenzando por las trincheras en zigzag que se pueden recorrer desde su interior. En su día estaban techadas y camufladas ya que no eran de ataque sino de defensa pasiva.

El segundo punto nos lleva hasta los restos de una de las dos edificaciones de obra que había junto a los barracones de madera en los que se alojaba la tropa, en concreto la destinada a cocina. El siguiente punto es un perfil a tamaño real de uno de los aviones que despegaron desde el campo, el caza Polikarpov I-15 “Chato”. Continuamos hacia la antigua torre de transformación eléctrica y de comunicaciones, en la que todavía se conservan las escaleras de acceso a la segunda planta. Contaba con teléfono, radio y teletipo.

En el punto seis se encuentra el refugio antiaéreo del Estado Mayor del Campo, uno de los elementos mejor conservados. Construido con ladrillo y cemento, con planta en “U” con dos entradas de acceso en rampa que desembocan en un pasillo, y éste en unos peldaños, profundizando en total hasta los 10 metros.

Los puntos siete, ocho, diez y once los ocupan los aproximadamente 200 metros de zigzagueantes trincheras transitables repartidas en cuatro zonas distintas. Excavadas a mano casi en su totalidad y con escalones labrados en la piedra, aunque no se descarta que en algún tramo se utilizaran pequeñas cargas de dinamita.

Otro de los perfiles instalados a escala real se encuentra en el punto nueve. Un piloto alemán de la Legión Cóndor, al que acompaña información sobre pilotos destacados de ambos bandos.

En el punto doce una piedra conmemorativa recuerda a los vecinos que trabajaron en la construcción, puesta en marcha y mantenimiento del aeródromo, a los pilotos y demás personal de tierra, militares o no, que prestaron sus servicios en él. El punto trece nos muestra la ubicación del polvorín subterráneo, que se encontraba a 3,5 metros de profundidad, excavado en un ramal de una de las trincheras.

442. Campo de Aviación de Vilafamés está situado a tan solo 4 km. del centro histórico de Vilafamés. El acceso para vehículos parte de la carretera CV-158, pasado el PK.1 se encuentra el indicador de la entrada. Un recorrido por un camino asfaltado entre campos de cultivo que se convierte en los últimos metros en tierra compactada, al igual que el aparcamiento. El acceso andando o en BTT se puede realizar siguiendo La Ruta 8 de las Rutas Ecoturísticas de Vilafamés.

Otros datos: Vilafamés

Galería