Beber vino tinto relaja y la ginebra hace llorar

El tipo de alcohol que consumes determina tu estado de ánimo, según un estudio internacional

Corresponsal en LondresActualizado:

A algunos los mantiene eufóricos y a otros los deprime sobremanera. Por todos es conocido que el alcohol afecta de manera diferente a cada persona. Lo que sabemos ahora es que el tipo de alcohol que consumimos puede ser la clave para determinar estos estados de ánimo. Esto es lo que pone de manifiesto un estudio internacional en el que han participado universidades e instituciones de investigación británicas.

El informe, publicado en la revista BMJ Open, se basa en un cuestionario online anónimo internacional que realizado por personas de entre 18 y 34 años que habían bebido alcohol el año anterior. Todos los encuestados consumieron cerveza, vino y bebidas de alta graduación, y todos explicaron el efecto diferente que había tenido el alcohol sobre ellos.

Se formuló en 11 idiomas diferentes, con participantes de 21 países de todo el mundo. Los resultados revelan que ciertos tipos de bebidas parecen estar vinculados a emociones particulares.

Por ejemplo, casi el 53% de los participantes dijo que beber vino tinto los hacía sentir relajados, una emoción que también estaba relacionada con la cerveza en casi el 50% de los participantes y el vino blanco en casi un 33%. Por el contrario, las bebidas de alta graduación se relacionaron con sentimientos de confianza en más de la mitad de los encuestados, de energía en más del 58% y también aquellos relacionados con la sensualidad en algo menos del 42%.

Sin embargo, los este tipo de bebidas también tenían más probabilidades de estar vinculados con sentimientos negativos, incluido el llanto, con casi el 48% de los participantes relacionando esas sensaciones con el malestar y casi el 30% con la agresividad. Mientras tanto, más del 60% de los participantes dijeron que relacionaban el vino tinto con el cansancio.

Este informe es importante porque según afirma su coautor, Mark Bellis miembro del Sistema Público de Salud de Gales «desde una perspectiva de salud pública, muchas veces nos hemos centrado en cuestiones relacionadas con el cáncer, las enfermedades cardíacas y las enfermedades hepáticas, pero un aspecto importante es el equilibrio de los resultados emocionales que las personas obtienen del alcohol».

También asegura que el entorno en el que se consumía el alcohol era un factor importante que el estudio trató de tener en cuenta al preguntar sobre si sus participantes bebían dentro o fuera de la casa. «Por ejemplo, los jóvenes a menudo consumen bebidas de alta graduación en sus salidas nocturnas, mientras que el vino lo pueden beber más en casa, con una comida». Lo que lleva a concluir que «alguien que quiera relajarse puede elegir tomar una cerveza o una copa de vino».

Por eso, este estudio destaca la importancia de comprender por qué las personas eligen beber ciertas bebidas alcohólicas y qué efecto esperan que estas tengan sobre ellas.

Aunque tomar algunas bebidas puede tener alguna consecuenca agradable en el comportamiento de las personas, los investigadores esperan que sus hallazgos ayuden a resaltar los peligros del consumo de alcohol generalizado. Y es que las personas acumulan tolerancia al alcohol con el tiempo y pueden terminar bebiendo más para sentir los mismos efectos positivos que disfrutan cuando consumen un tipo determinado.