Basado en un artículo publicado en ConexionBrando.com.

No cabe duda que el alcohol desinhibe y que una copa de vino tomada adecuadamente crea un ambiente íntimo que incida al conocimiento mutuo de tu pareja, en todas sus facetas. Conscientes de ello, hemos iniciado una serie de eventos que recorrerán la geografía española divulgando ambos mundos de modo combinado.

Científicamente demostrado, no existen bebidas afrodisiacas si bien todos sabemos que no hay más afrodisíaco que el que uno se genera mentalmente a la hora del erotismo y la sexualidad.

Martín Auzmendi, periodista experto en comidas y bebidas, explica que técnicamente no existen las bebidas afrodisíacas pero que cada uno sabe cuál es la que le genera sensaciones especiales, “creo que tiene que ver con la relación de uno con cierta bebida, puede ser el perfume del gin, la madurez de un scotch o hasta la historia escrita en una etiqueta que te erotice”.

El sommelier y wine consulting Luciano Sosto, afirma que “las bebidas afrodisíacas son las que estimulan los sentidos del gusto y del olfato como las que contienen alcohol por su propiedad desinhibidora, ya que actúan directamente sobre el sistema nervioso central provocando un aumento de la líbido y la excitación y favoreciendo la aproximación sexual”.

“El alcohol puede despertar sensaciones voluptuosas, desinhibir, excitar, quebrar barreras y eso puede ser bueno antes del sexo”, agrega Auzmendi. El Champagne tiene una gran reputación igual que el vino y son ideales para noches de pasión por la magia que producen en los amantes. Aquí, recomendaciones de los expertos para despertar el deseo y potenciar la sexualidad.

Para una primera cita
Suelen recomendar los espumosos para esa primera ocasión. Por su tradición, su prestigio y su glamour así como por el efecto que provocan las burbujas. Según la hora, quizás algunos cóckteles hechos con vino sean tan apropiados y o más que el primer caso, marcando signos de distinción propios de esa primera impresión.

Para una ocasión especial
Una ocasión especial bien merece el marco adecuado. La orilla de una playa, una visita a bodega con hotel, una casita de montaña con chimenea. El tipo de vino lo marca el lugar, pero si especial es la ocasión, el presupuesto debería ir acorde a la misma. Un consumo excesivo desvirtua la ocasión, por lo que conocer la tolerancia de cada persona al alcohol es fundamental para no fastidiar la noche perfecta.

Para todos los días (o casi)
Para todos los días vino del color que a uno más le guste. Como bebida de bajo grado alcohólico y sus efectos beneficiosos para la salud aporta la chispa del día a día.

Para una noche de pasión intensa
Los hay que prefieren destilados para semejante ocasión, pero lo cierto es que hay vinos que aportan el grado calórico y de alcohol necesario para una laaaaarga noche. Un vino de hielo, un Jerez o cualquier semiseco hará las delicias de cualquier pareja en esa noche mágica. Adivina lo que contiene una copa, juega con ella y su contenido, diviértete mientras bebes!

Basado en un artículo publicado en ConexionBrando.com.