Descubierta una bodega con más de 70 ánforas de vino de 4000 años de antigüedad

Se trata de la mayor y más antigua concentración de ánforas de almacenamiento de vino, descubiertas en en el complejo Tel Kabri en el norte de Israel

La bodega más antigua del mundo, descubierta el pasado año en Israel con unas 40 ánforas que contenían vino de hace unos 4000 años, es mucho mayor de lo que parecía inicialmente.

Según informa el diario Haaretz, se trata de la mayor y más antigua concentración de ánforas de almacenamiento de vino, descubierto en en el complejo palaciego Tel Kabri en el norte de Israel, que data de hace unos 4.000 años.

Tres estancias con aproximadamente 70 antiguas jarras de almacenamiento de arcilla, apodadas por sus descubridores como la “bodega”, fueron descubiertas recientemente en en las últimas escavaciones arqueológicas realizadas en un huerto a sólo cinco kilómetros de la costa mediterránea.

En total, los excavadores dicen que existen al menos 120 ánforas recuperables todavía in situ en cuatro salas de almacenamiento en el área de almacenamiento sur del palacio (incluyendo piezas halladas en las últimas temporadas).

Además, podría haber sido localizado una quinta bodega en un complejo de edificios diferentes situados al noroeste. “No hemos finalizado completamente con Lexcavaciones”, señala Assaf Yasur-Landau, de la Universidad de Haifa, lo cual indica que el “número final de ánforas probablemente se duplicará”, añade.

Todas las ánforas están siendo sometidas a análisis orgánico de residuos con el fin de determinar su contenido. Los análisis de residuos de las primeras 40 ánforas que se descubrieron en la primera sala de almacenamiento el pasado año, ya demostraron que se trataba de vino, conviertiéndo el hallazgo en la bodega (de almacenamiento de vino) más antigua del mundo.

“El objetivo de esta campaña era comprender aún más la economía palaciega cananea, mediante la ampliación de la excavación más allá del área donde se encontraron las ánforas de la temporada pasada”, dijo Yassur-Landauf de la Universidad de Haifa. “Esperábamos encontrar trasteros adicionales, pero no encontrarlos llenos de ámforas, fue inesperado. Este tipo de descubrimiento ocurren sólo una vez en la vida y es una oportunidad única de aprender acerca de la economía en esa época de la historia”.

La producción de uva de Israel se cultiva en gran medida a partir de cepas traídas al país por el barón Edmond James de Rothschild en el siglo XIX. La industria del vino antes de este período finalizó durante el régimen islámico de la región a partir del siglo VII.

El Palacio de Tel Kabri, al norte de Israel (frontera con el Líbano), se remonta al período cananeo, cubre un área de 6.000 metros cuadrados, sin embargo, sigue siendo un misterio su historia y no se sabe por quién fue habitado, a pesar de que se sabe que fue ocupada continuamente durante más de 250 años desde el año 1850 (AC) al 1600 (AC).

Armenia, la bodega de vinificación más antigua del mundo

Si la de Israel es la bodega de almacenamiento más antigua, con cerca de 4000 años de antigüedad, existe otro hallazgo, realizado en el año 2011 en Armenia, que data de hace 6000 años y que se trataría de la bodega de vinificación más antigua del mundo.

No fueron encontrado ánforas de almacenamiento, como en el caso de Isareal, pero si un completo ‘kit’ de viticultor con el que se creen que elaboraban vino.

En efecto, un equipo de investigadores encontraron pruebas concluyentes de una vinificación de 6.000 años en una cueva de Armenia.

El sitio, una cueva funeraria llamada Arení-1, se encuentra en las montañas del Cáucaso en la actual Armenia. Allí, además de tumbas se encontraron lo que parece ser herramientas de viticultores: cestas, una prensa de uva rudimentaria, una cuba de fermentación de arcilla que podría albergar unos 55 litros de vino, recipientes para beber e incluso restos uvas (pieles secas y semillas). Aunque la evidencia muestra que la cueva estuvo en uso durante cientos de años, la datación por radiocarbono indica que la bodega estuvo en funcionamiento durante los años 4100 a 4000 a. C., en el período Calcolítico o Edad del Cobre, cuando el hombre inició la plantación por primera vez de semillas, la fabricación de ruedas o la creación de pictogramas.

La bodega, descubierta por el equipo de excavación del Dr. Gregory Areshian del Instituto de Arqueología de UCLA Cotsen y Boris Gasparyan, un arqueólogo armenio, supera en 1.000 años a la edad de aparatos similares encontrados hasta el momento, y corrobora la teoría de que el vino se originó en algún lugar de la montañosa región del Tauro al este de Turquía, a través del Cáucaso hacia la frontera con Irán.

Los bioquímicos descubrieron un compuesto químico en una olla de barro, lo que indica que los viticultores de Arení tomaban el vino de manera natural (mediante fermentación expontánea), el residuo se depositaba en el fondo y el vino en la parte superior.

Para Areshian, cuyo trabajo ha sido ampliamente respaldado por la National Geographic Society, la colaboración entre los paleobotánicos, que estudiaron los restos de uva desecados, y la identificación de los bioquímicos, así como su propio equipo de excavación, ha sido la clave esencial de este descubrimiento, proporcionando un sólida identificación de todos los elementos encontrados en la “instalación vinícola”.