Shutterstock

Por: Shutterstock

El vino, un placer que puede beneficiar la salud

Miércoles, Marzo 18, 2015 – 00:12
Por:

Melissa Zuleta Bandera
Algunos expertos recomiendan acompañar con vino las comidas, pues ayuda a tener una mejor digestión.

Brindar con vino diciendo “¡salud!” puede ser más cierto que con otras bebidas alcohólicas. Siempre se ha dicho que este jugo de uvas fermentado tiene beneficios para el cuerpo, y muchos atribuyen una vida larga y plena al hábito de tomar una copita al día.

La verdad es que el vino se puede convertir en un aliado para su salud, como lo sostiene el sommelier Hans Peniche, por estar hecho de un producto natural y no tener aditivos químicos en su elaboración.

“Lo que bebes es jugo de uva, solo que pasado por un proceso de fermentación que es lo que le genera el gas carbónico y el alcohol, y la eliminación de los azúcares”, cuenta el experto en vinos, que enumera entre sus bondades la disminución del colesterol malo mientras aumenta el bueno.

La razón detrás de estos beneficios la explica con detalle Osvaldo del Castillo, ingeniero químico y presidente de la Asociación Colombiana de Ingeniería Química y Carreras Afines (Acioqca).

“El vino está compuesto fundamentalmente por agua y alcohol etílico además de otros alcoholes, azúcares, ácidos, vitaminas, minerales (hierro y fósforo) y polifenoles. Los polifenoles, entre los cuales se encuentran los flavonoides, son responsables de sus posibles efectos saludables además de determinar la calidad del vino”, señala Del Castillo.

Añade que el consumo de estos compuestos fenólicos está asociado a una “menor incidencia de enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, en concreto, el de colon”.

El sommelier Hans Peniche también incluye entre sus bondades el resveratrol que contiene esta bebida, un antioxidante que evita el envejecimiento celular.

Osvaldo del Castillo cita los estudios de Claudi Mans –ingeniero químico, catedrático emérito de la Facultad de la Universidad de Barcelona y reconocido experto en la química del vino– para afirmar que este es el efecto más positivo que tiene en la salud humana.

No obstante, el experto también alerta sobre la paradoja de esta bebida: “en moderación puede resultar beneficioso para nuestro organismo, pero sus efectos son completamente diferentes si se consume en elevadas cantidades”, advierte a los consumidores.

Con moderación
A pesar de sus beneficios, el francés Pierre Devos, profesor de enología de la Escuela de Gastronomía Mariano Moreno, hace hincapié en que el vino debe tomarse con moderación. “Los médicos, en condiciones generales, recomiendan entre una y dos copas diarias para las mujeres y dos a tres para los hombres”, apunta, y argumenta que “la diferencia se debe a dos factores: a que la masa corporal del hombre es más elevada, y también a que aparentemente el hígado del hombre metaboliza mejor y más fácilmente el alcohol que el de la mujer”.

Aclara que esto puede variar si la persona sufre de alguna enfermedad o toma medicamentos.


Practique enoturismo

“Algunas personas practican el enoturismo, que consiste en tours por los grandes viñedos”, cuenta el ‘sommelier’ Hans Peniche.

En estas actividades, las personas tienen la oportunidad de conocer el proceso de elaboración del vino y degustar el producto final. Algunos de estos viñedos, además, tienen instalaciones tipo ‘spa’ en las que los visitantes pueden recibir tratamientos como “mascarillas de piel de uva y baños en jugo de uva” para que la piel reciba los nutrientes de esta fruta.

Esta es otra forma en la que usted podría disfrutar de las bondades que tiene el vino, aumentando así su calidad de vida.