ESTE MES… EL ESTRÉS HÍDRICO

https://bodegasamezolablog.wordpress.com/2014/10/23/este-mes-el-estres-hidrico/

Deja un comentario

Ricardo de Benito-3

RICARDO DE BENITO, JEFE DE VITICULTURA, RESPONDE A LOS RETOS DEL CAMPO

¿Ricardo qué cualidades aporta el agua a la viña?

 

El agua puede ser el mejor aliado o el peor enemigo de un viticultor para conseguir una uva de calidad. Todo depende de cómo y cuándo se maneje.

Por ejemplo, desde el inicio del periodo del enero hasta la maduración, un correcto manejo del agua es beneficioso ya que ayuda al desarrollo de las hojas, que es el órgano de la planta donde se fabrican todas las sustancias nobles que componen la uva: los azúcares, los polifenoles… allí están los responsables del color, olor y sabor de la uva. Si las hojas no están operativas, la capacidad que tiene esa uva madurar correctamente es menor.

Por el contrario si la planta recibe agua en el proceso del crecimiento vegetativo (mayo-junio), es decir cuando se están formando las bayas, la viña desarrolla un sistema vegetativo muy exuberante, un tamaño de racimo y de uva importante y por tanto un potencial, a vendimia vista, de uva de no mucha calidad. Una uva de grano gordo que no es lo que queremos y de muchos kilos, que tampoco es lo que queremos.

¿Qué solución hay frente al estrés hídrico?

Por razones obvias, únicamente podemos actuar frente a un déficit hídrico mediante el manejo del riego.

Los debates de los últimos años sobre la utilización del riego como una práctica de cultivo con gran influencia en la calidad final de las uvas producidas, han llevado al Consejo Regulador a la adopción de medidas orientadas a garantizar dicha calidad ya a autorizar el riego de viñedo, previa comunicación y bajo ciertos requisitos, para mantener el equilibrio de la planta a lo largo de su ciclo vegetativo

¿Qué sistema de riego recomendarías como el más adecuado?

 

De los tres sistemas utilizados para el riego de la vid, a pie, por aspersión y por goteo el más empleado es el último debido a sus grandes ventajas y pocos inconvenientes que ofrece. Entre las ventajas están: el ahorro de agua y energía, la eficiencia en la aplicación de fertilizantes, la disminución de la aparición de enfermedades, la adaptación a diferentes parcelas y el ahorro de mano de obra. Entre los inconvenientes se encuentran: el alto coste de implantación y la proliferación de malas hierbas en la línea de las cepas.