Los productos de Castellón, clave para la primera estrella de Cal Paradís

Miguel Barrera, dueño del restaurante de Vall d’Alba, tiene su propio huerto con el que se abastece de verduras y cada día va al Mercado Central de la provincia a comprar pescado fresco
21.11.13 – 12:30 –

EFE | CASTELLÓN

La honestidad y los productos de Castellón son el secreto del cocinero Miguel Barrera, propietario del restaurante Cal Paradís de Vall d’Alba al que anoche se le otorgó una estrella Michelin, y que se convierte así en el único en la provincia en poseer este mediático reconocimiento gastronómico.

Barrera ha explicado hoy que junto a su esposa, Ángela Ribes, reinventó hace nueve años el restaurante de su padre con una gran reforma y comenzaron una andadura que les ha llevado ahora a poner a Cal Paradís “en el mapa del mundo gastronómico”.

El chef ha asegurado que su clave es “tratar de conectar con los clientes, con un trato cercano y siempre siendo muy honestos”.

La base de su cocina son los productos de temporada y del entorno “privilegiado” que les da la provincia de Castellón, que nutre la despensa tanto de productos de montaña como de mar, todo regado con un excelente aceite de oliva.

Barrera tiene además su propio huerto con el que se abastece de verduras y cada día, junto a Ángela Ribes, va al Mercado Central de Castellón a comprar los productos frescos, principalmente el pescado de “grandísima calidad” proveniente de las lonjas de la provincia.

El chef ha explicado que desde primera hora de la mañana está recibiendo reservas después de que anoche, en el Museo Guggenheim de Bilbao, se presentara la Guía Michelin España y Portugal 2014, que incluye veinticinco nuevos establecimientos con estrellas, uno de ellos Cal Paradís .

En la Comunitat Valenciana se han otorgado cuatro nuevas estrellas a El Poblet (Valencia), de Germán Carrizo y Carolina Lourenço, bajo la batuta gastronómica del triestrellado Quique Dacosta, que mantiene este estatus logrado el año pasado en su restaurante homónimo de Dénia; Monastrell (Alicante) y la cocina mediterránea de María José San Román; BonAmb (Xàbia) de Alberto Ferruz, y el citado Cal Paradís .

El chef de Vall d’Alba se ha mostrado muy satisfecho por este reconocimiento que es una “referencia mundial” y se ha mostrado esperanzado con el trabajo que les espera a partir de ahora después de que el restaurante se haya incluido en la guía.

La carta de Cal Paradís , que tiene habitualmente un aforo para 30 comensales, está centrada en los productos de temporada y en estos momentos está trabajando uno de los ingredientes más codiciados y típicos de Castellón: la trufa.

También cuenta con amplia presencia de platos con setas, conejo, arroces y pescados de la Lonja de Castellón, y en los postres abunda la almendra.