Sexo y cava, aliados perfectos.

Tengo un amigo al que le encanta el cava y hace poco le prometí un post en el que la protagonista de nuestros juegos fuera esa vibrante y excitante bebida.

Unas velas -si son las aromáticas de Shunga para utilizar su aceite de masaje después, mejor-, una botella de cava y muchas ganas de pasar un rato íntimo y erótico, no se necesita más. Se vierte el dorado líquido en las copas y, para empezar, ¿por qué no pruebas a darle de beber a tu pareja de tu propia boca? Se unen los labios y se deja pasar despacio el cava, finalizando con un chispeante, húmedo y prolongado beso con lengua. Si se ha derramado alguna gota por la barbilla o el cuello aprovecha para lamerlo, seguro que a tu compañer@ le encantará sentir esa caricia.

Otra opción es utilizar el resto de nuestro cuerpo de recipiente. Colócate en sitio cómodo y a prueba de humedades, y deja que el cava se deslice por el pecho, goteando hasta el ombligo, como si fuera una pequeñita copa. Si te pones en cuclillas, mejor en un sitio elevado, y derramas un poco más de líquido espumoso por tu vientre, éste se deslizará directamente hasta su sexo, notarás el frío y el cosquilleo de las burbujas, y tu compañer@ podrá beberlo, a la vez que se detiene en acariciarte despacio con su lengua. Si tienes mucho calor, acariciarse con el cuerpo mojado en cava suele ser un estimulante y placentero remedio, que irá aumentando la excitación mutua, si la caricia se produce cuerpo a cuerpo, y no puedes evitar  lamer la piel del otro, tu deseo tendrá un exquisito sabor a cava.

Para terminar, y una vez que tenemos la botella vacía y limpia (esto es muy importante), podemos utilizarla (mejor si es de las pequeñas, al menos para empezar) como un exótico consolador. Sus bordes redondeados, su cuello estrecho, nos permitirán introducirla en la vagina lo justo para conseguir mucho placer. Como os he comentado en otras ocasiones, hacerlo de modo inclinado hacia el vientre, así estimulareis vuestro punto G. Puedes hacerlo tú misma, en cuclillas, mientras practicas sexo oral a tu pareja, o puede hacerlo tu compañer@, a la vez que te practica un cunnilingus.

A partir de aquí, echar a volar la imaginación y poner en práctica todo lo que se os ocurra, con o sin cava, con o sin botella, pero siempre con muchísimo deseo y respeto.

Advertencia: Nunca utilizar la botella para realizar sexo anal, al cerrarse el esfínter en torno a la misma podría provocar el vacío y después costaría mucho extraerla. Evitar depilarse/rasurarse antes de jugar con cava, no olvidemos que contiene alcohol y ésta es una sustancia que produce mucho escozor. Controlar la cantidad de cava que se consume, no olvidemos que las bebidas alcohólicas no son recomendables para una relación sexual satisfactoria, al principio pueden provocarnos excitación, pero después limitan nuestra capacidad de respuesta.

Tengo un amigo al que le encanta el cava y hace poco le prometí un post en el que la protagonista de nuestros juegos fuera esa vibrante y excitante bebida.

Unas velas -si son las aromáticas de Shunga para utilizar su aceite de masaje después, mejor-, una botella de cava y muchas ganas de pasar un rato íntimo y erótico, no se necesita más. Se vierte el dorado líquido en las copas y, para empezar, ¿por qué no pruebas a darle de beber a tu pareja de tu propia boca? Se unen los labios y se deja pasar despacio el cava, finalizando con un chispeante, húmedo y prolongado beso con lengua. Si se ha derramado alguna gota por la barbilla o el cuello aprovecha para lamerlo, seguro que a tu compañer@ le encantará sentir esa caricia.

Otra opción es utilizar el resto de nuestro cuerpo de recipiente. Colócate en sitio cómodo y a prueba de humedades, y deja que el cava se deslice por el pecho, goteando hasta el ombligo, como si fuera una pequeñita copa. Si te pones en cuclillas, mejor en un sitio elevado, y derramas un poco más de líquido espumoso por tu vientre, éste se deslizará directamente hasta su sexo, notarás el frío y el cosquilleo de las burbujas, y tu compañer@ podrá beberlo, a la vez que se detiene en acariciarte despacio con su lengua. Si tienes mucho calor, acariciarse con el cuerpo mojado en cava suele ser un estimulante y placentero remedio, que irá aumentando la excitación mutua, si la caricia se produce cuerpo a cuerpo, y no puedes evitar  lamer la piel del otro, tu deseo tendrá un exquisito sabor a cava.

Para terminar, y una vez que tenemos la botella vacía y limpia (esto es muy importante), podemos utilizarla (mejor si es de las pequeñas, al menos para empezar) como un exótico consolador. Sus bordes redondeados, su cuello estrecho, nos permitirán introducirla en la vagina lo justo para conseguir mucho placer. Como os he comentado en otras ocasiones, hacerlo de modo inclinado hacia el vientre, así estimulareis vuestro punto G. Puedes hacerlo tú misma, en cuclillas, mientras practicas sexo oral a tu pareja, o puede hacerlo tu compañer@, a la vez que te practica un cunnilingus.

A partir de aquí, echar a volar la imaginación y poner en práctica todo lo que se os ocurra, con o sin cava, con o sin botella, pero siempre con muchísimo deseo y respeto.

Advertencia: Nunca utilizar la botella para realizar sexo anal, al cerrarse el esfínter en torno a la misma podría provocar el vacío y después costaría mucho extraerla. Evitar depilarse/rasurarse antes de jugar con cava, no olvidemos que contiene alcohol y ésta es una sustancia que produce mucho escozor. Controlar la cantidad de cava que se consume, no olvidemos que las bebidas alcohólicas no son recomendables para una relación sexual satisfactoria, al principio pueden provocarnos excitación, pero después limitan nuestra capacidad de respuesta.