Sexo y vino: una bacanal enológica en Canarias

En una copa, de un porrón, de una bota, pero también de la boca de otra persona, de su ombligo o a lametazos. Todo eso puedes hacer con el vino. De ahí que una bodega en Tenerife haya puesto en marcha esta iniciativa que marida, con éxito, vino y sexo

Foto: Wine&Sex
Foto: Wine&Sex
LUCÍA MARTÍN

Ya sabemos que el sexo se vende solo (tú mismo, querido/a lector/a estás leyendo esto seguramente porque lleva la palabra sexo en su titular). Pero lo que no es tan fácil es venderlo con gracia, es decir, imaginar una propuesta original y que destaque en el mercado. Por eso se merecía un artículo lo que propone una bodega de Tenerife.

En este caso el sexo está servido entre toneles, barricas, uvas, parras y terruños. Aquí no hay boutiques eróticas, ni salones X. Las bodegasMonje, que se fundaron en los años cincuenta, aunque cuenta con una tradición que se remonta a 1750, lleva ofreciendo estos programas de vino y sexo desde hace tres años. El próximo encuentro, el 25 de enero, será la edición número 14.

 

 

 

¿Cómo surgió la idea del Wine&Sex?. Responde Felipe Monje, quinta generación de la familia al frente de la bodega. “Siempre había sentido curiosidad por el tuppersex, pero nunca pude asistir porque era exclusivamente para chicas. Habíamos hecho catas con queso, con chocolate, con poesía… así que me dije, ¿por qué no con juguetes eróticos?”. Dicho y hecho: cada trimestre, la bodega engalana sus barricas y paredes con todo tipo de parafernalia erótica. Incluso hay una cama XXL en el medio de la sala, por si los asistentes se animan a algo más que catar vino.

En los programas Wine & Sex hay por supuesto, vino de la casa, todos bajo la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo. También, por supuesto, hay comida, algo que no debe faltar en un encuentro erótico: “Se suelen servir diferentes platos, todos afrodisiacos. Cada programa tiene su temática. En el próximo por ejemplo, invitamos a un repostero conocido, que se encargará del postre”, afirma.

 

De plato fuerte, la especialidad de la casa: cochinillo negro canario. Pero además, en estos programas hay performances, música sugerente, teatro y mucha improvisación porque parece que el que manda es el público: “Alguno se ha subido a alguna barrica y se ha quedado en calzoncillos”, añade. Eso sí: dice que todo está hecho con mucha elegancia: “Para que te hagas una idea, no se ve ni un pecho. Wine&Sex aúna vino, gastronomía, arte, cultura…”. Y erotismo, por supuesto, añadimos nosotros.

Los espectáculos, que suelen durar 4 horas, se hacen para un máximo de 100 personas, mínimo 60. Y viene gente de todo tipo: “Gente muy joven, de 20 años, pero también abuelos, parejas, gente que viene sola, nacionales, extranjeros…”.

El próximo encuentro, que girará en torno al cine porno de 1900, tendrá lugar el 25 de enero. Precio de la entrada para acceder a esta bacanal enológica: 49 euros. ¿Os apetece una copa?

sexo ,vino,castellon,wine castellon.enoturismo ,sexo